Cuentos espirituales

MEDITACIONES BÍBLICAS

  • XIII. Domingo Ordinario

    Por eso, vivimos una vida profética, sin cálculos personales. Somos llamados, como Cristo, a ser profetas, cuyo trabajo está dirigido a los más necesitados. Tenemos una gran responsabilidad; a través de nosotros, Jesús abre la posibilidad a los demás de obtener la recompensa divina.

     

    in Meditaciones bíblicas

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}